Mis cursos primavera del 2017

La Rusia zarista de 1801 a 1917: De Alejandro I a la Revolución. 

Coronation of Tsar Alexander III & Empress Mariia Feodorovna 1883

Horario:  Martes de 10:30 a 12 horas.

Lugar: Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanza.

Fecha de inicio: 10 de enero 2017.

Informes: 8363-0109.

 

Un viaje por México: México colonial: La Ciudad de los Palacios

catedral-ciudad-de-mexico

Horario: Miércoles de 11:30 a 13 horas.

Lugar: Fundación Educativa San José: Aula Juan XXIII.

Fecha de inicio: 11 de enero 2017.

Informes: 8401-5500.

Con opción  de  participar en un viaje de estudios  a la Ciudad de México.

Fuente de la imagen: DeFe. Ciudad de México. Catedral Metropolitana. <http://www.defe.mx/mexico-df/religion/catedral-metropolitana-ciudad-mexico&gt;

 

Historia del pensamiento religioso: El judaísmo.

220px-vitrail_de_synagogue-musee_alsacien_de_strasbourg

Horario: Jueves de 16:00 a 17:30 horas.

Lugar: Fundación Educativa San José: Aula Juan XXIII.

Fecha de inicio: 12 de enero 2017.

Informes: 8401-5500.

Fuente de la imagen: Wikipedia. Diez Mandamientos. Vitral decimonónico de la Sinagoga y Museo Alsaciano de Estrasburgo, Francia. de<https://es.wikipedia.org/wiki/Diez_Mandamientos&gt;

Visitando Puebla

Ana Portnoy

img_9339

Como objetivo del curso “Puebla, Ciudad de los Ángeles”, impartido en el Aula Juan XXIII (info@aulajuanxxiii.com), visitamos la ciudad de Puebla y sus alrededores en la segunda semana del mes de noviembre 2016. ¡Cuarenta y dos personas formamos el grupo!

Salimos temprano en la mañana de la ciudad de Monterrey en el vuelo directo de Aeroméxico al aeropuerto Hermanos Serdán para aprovechar nuestro primer día. Al aterrizar ya nos esperaba nuestra maravillosa guía Rosa Elena Ortiz (rosaelena@gmail.com) acompañada por Armando Huerta, especialista en arqueología, con quienes nos trasladamos a la zona arqueológica de Xochitécatl  –“lugar de las flores” en lengua náhuatl-.

Éste es un centro ceremonial que tiene más de 2,800 años de antigüedad, el más importante del Valle Puebla-Tlaxcala en el período preclásico, construido a lo alto de un cerro de origen volcánico que permite admirar una vista panorámica engalanada por los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl y Matlacueye.

img_9298

Sus construcciones y su cerámica son una muestra extraordinaria del culto a las montañas y a la fertilidad que caracterizaron a los pueblos mesoamericanos. 

fullsizerender

En el pequeño museo de sitio  destaca la colección de gran cantidad de figurillas femeninas hechas de barro, muchas de ellas de mujeres embarazadas o dando a luz así como de bebés que fueron ofrendas para la fecundidad de la tierra.

A 4 kilómetros de distancia se encuentra la imponente Cacaxtla – “lugar donde muere la lluvia en la tierra”– nuestro segundo destino. Su ubicación fue estratégica al encontrarse en la ruta comercial entre Teotihuacan  y el Golfo de México.

img_9326

Descubierta en 1975, por primera vez en varios siglos se pudieron admirar las imponentes pinturas que por su temática, colorido, calidad de ejecución y estado de conservación son una de las obras murales más importantes de Mesoamérica. Ahí pudimos apreciar el contacto entre las diferentes culturas que florecieron en el período clásico.

img_9325

Después de la visita a este maravilloso sitio, nos dirigimos a la ciudad de Puebla, visitando por la tarde el Museo Amparo en donde admiramos la interesantísima colección de objetos prehispánicos que ilustran cómo vivieron los pueblos que poblaron la región hace siglos.

Desde la primera noche inició la aventura gastronómica en la que probamos las cemitas (tortas típicas  hechas con distintos guisos y una abundante porción de queso de hebra), el famoso mole poblano, incluyendo el de cadera que sólo se prepara en los meses de octubre y noviembre, pipián verde y rojo, manchamanteles, chalupas así como los deliciosos postres cuyos orígenes se deben a las laboriosas manos de las monjas novohispanas.

img_9453

Al día siguiente iniciamos con la temprana visita a la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción contando con la disertación que nos dio sobre la historia de Puebla y su catedral nuestra guía y con el análisis de  la iconografía hecha por el Lic. Pablo Ortiz, especialista en teología. Desde las rejas y las fachadas hasta el Altar de los Reyes y las 14 capillas laterales ¡no dejamos un espacio sin explicación!

img_9347Esa mañana también  visitamos el Templo de Santo Domingo que alberga la hermosísima Capilla del Rosario, maravilla del barroco.  

Para acabar de alegrar nuestro paseo, nos dirigimos a la Calle de los Dulces en donde no nos dimos abasto para probar y comprar las delicias poblanas: tortitas de Santa Clara, turrones, merengues, cocadas, fruta cristalizada, muéganos y palanquetas.

Por la tarde nos dirigimos a la Biblioteca Palafoxiana, ícono de la vida cultura poblana, iniciada con la donación de 6,000 libros que el Obispo Juan de Palafox y Mendoza hizo de su acervo personal en el siglo XVII y ahora conformada por más de 42,000 volúmenes.

El segundo día de nuestro paseo amaneció frío y lluvioso, pero afortunadamente teníamos programada la visita al nuevo Museo Internacional del Barroco, un muy moderno edificio obra del arquitecto japonés Toyo Ito, Premio Pritzker 2013. Nos acompañaron dos excelentes guías que explicaron cómo el arte barroco se extendió en Europa y en América a partir del siglo XVII y abarcó todas las expresiones artísticas.  Disfrutamos mucho la oportunidad de estar en este prestigioso espacio cultural.

fullsizerender

Tras la deliciosa comida en el restaurant La Noria continuamos con nuestro programa a bordo del Turibús que nos llevó por del centro histórico y los barrios poblanos más tradicionales hasta los Fuertes de Loreto y Guadalupe en donde el ejército mexicano derrotó al invasor francés en la batalla del 5 de mayo de 1862. De regreso al zócalo, muchos aprovechamos la exposición temporal de Miguel Ángel Buonarroti expuesta en el Palacio Municipal, con réplicas de sus esculturas más conocidas así como de los murales de la Capilla Sixtina.

El último día lo iniciamos con la visita a Cholula en donde  recorrimos la pirámide más grande de América recorriendo  800 metros en su interior lo que nos permitió apreciar sus distintas etapas constructivas.

img_9385

Posteriormente nos dirigimos a la joya barroca que es el templo de San Francisco Acatepec con su fachada de talavera y después a la iglesia de Santa María Tonantzintla, la maravilla barroca de hechura indígena.

maxresdefault.jpg

Por supuesto que ir a Puebla y no visitar un taller de talavera es imperdonable. En La Reina aprendimos sobre el proceso de su elaboración y tuvimos la oportunidad de apreciar una exposición de esculturas hechas por distintos ceramistas. Desde pequeños objetos decorativos hasta vajillas y tibores imponentes encontramos qué llevarnos a casa como recuerdo del viaje.

Nuestra última visita fue al exconvento de San Miguel Arcángel en Huejotzingo, uno de los primeros conventos del siglo XVI y hoy considerado una joya de la arquitectura religiosa colonial.

Por la tarde tomamos el vuelo de regreso a casa. Desde el avión nos despedimos de la hermosa ciudad de Puebla y de los imponentes volcanes que la enmarcan.

img_9494

Como en los viajes anteriores, contamos con el apoyo del Sr. Andrés Reyes (turismo_rey@hotmail.com) quien estuvo al pendiente de las reservaciones y traslados.

*Crédito de la imagen del interior del templo de Santa María Tonantzintla: Marisa Muñoz Sánchez. Asignatura Estatal. “Barroco Indígena en Santa María Tonantzintla” <http://asignaturaestpue.blogspot.mx&gt;

Próximo curso: “Un viaje por México: Puebla, la ciudad de los ángeles”.

image001

Su historia, arqueología, arte, artesanías y gastronomía.

Lugar: Aula Juan XXIII, Humberto Lobo 650 Sur, esquina con Río Rhin en la Colonia del Valle.

Horario: Miércoles de 11:30 a 13 horas.

Fecha de inicio: 21 de septiembre 2016.

INFORMES:

Teléfono:  8401-5500

Correo electrónico: natalyagzz@hotmail.com 

Opcional participar en el viaje de estudios que se llevará a cabo del 14 al 17 de noviembre.

puebla-2.jpg

Visitando Oaxaca

Como objetivo del curso “El esplendor oaxaqueño”,  tercer  módulo del programa “Un viaje por México” impartido en el Aula Juan XXIII visitamos la ciudad de Oaxaca y sus alrededores los últimos días del mes de mayo.

Nuestro itinerario contó con los excelentes servicios de la agencia de viajes  Turismo Rey de Monterrey así como de  MAC Events Oaxaca.

Apenas aterrizamos fuimos a comer al restaurant Casa Oaxaca, considerado uno de los mejores de la capital del estado, para una primera degustación de la gastronomía oaxaqueña.

background2

Proseguimos con una visita guiada al Museo de las Culturas en el interior del Centro Cultural Santo Domingo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en donde se encuentran los tesoros de la Tumba número 7 de Monte Albán descubierta por Alfonso Casoen 1931  así como objetos litúrgicos virreinales y de Porfirio Díaz.

FullSizeRender

Aquí se encuentran también el Jardín Histórico Etnobotánico de Oaxaca, la Biblioteca “Fray Francisco de Burgoa” y la Hemeroteca Pública “Periodista Néstor Sánchez Hernández”. Nos maravillamos ante el esplendor de la iglesia de Santo Domingo de Guzmán.

2016-05-30-PHOTO-00000117

Frente al atrio de la iglesia se encuentra el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) en donde vimos obra gráfica del Maestro Francisco Toledo, con la suerte de encontrarnos con el artista.

Al día siguiente recorrimos la Ruta Mixteca  visitando la zona arqueológica de Mitla. En Teotitlán del Valle conocimos al Mtro. Pantaleón Ruiz quien nos explicó el proceso de elaboración de textiles con fibras naturales teñidas e hiladas de acuerdo a la tradición ancestral. 2016-05-30-PHOTO-00000142

También visitamos la mezcalera Rey de Matatlán para conocer cómo se elabora esta bebida que ha cobrado popularidad internacionalmente. Para cerrar con broche de oro, por la noche tuvimos una función especial de la Guelaguetza con una rica cena en el hotel Quinta Real.

2016-05-31-PHOTO-00000197

El segundo día fuimos al Centro de las Artes San Agustín (CASA), la antigua textilera de Etla convertida en importante centro cultural por el Mtro. Toledo. Tras una visita a las instalaciones continuamos nuestro paseo hacia el centro ceremonial zapoteca de Monte Albán.

san-agustin-007

Visitamos el convento de Cuilapam en donde fue fusilado el presidente Vicente Guerrero en 1831 y llegamos por la tarde a San Martín Tilcajete para conocer cómo se elaboran los alebrijes, los animales fantásticos tallados en madera de copal y que han sido expuestos en importantes museos de México y del extranjero.

13320609_1058638410873716_5185147403960201998_o

Un paseo muy ilustrativo fue la ruta de los conventos dominicos en donde visitamos Yanhuitlán y Teposcolula, en donde pudimos observar el trabajo de recuperación y restauración.

IMG_6959

Y por la tarde fuimos al taller del reconocido artista Fernando Andriacci. Admiramos sus esculturas y trabajos en cerámica, así como las esculturas monumentales.

2016-06-02-PHOTO-00000391

El día de nuestro regreso a Monterrey todavía tuvimos tiempo de hacer una última visita a San Bartolo Coyotepec para aprender cómo se elaboran las vasijas de barro negro.

Los 50 viajeros nos dimos tiempo de visitar galerías de arte,  cenar en varios de los muy recomendados restaurantes, ir al Mercado de Artesanías en donde adquirimos los hermosos vestidos y huipiles bordados a mano,  quesillos y tlayudas así como los moles que le han dado fama internacional a esta región de nuestro país.

Visitar Oaxaca fue una experiencia inolvidable.

2016-05-31-PHOTO-00000209

El ladino, la patria sefaradita

Ana Portnoy

Unknown-2

.

Myriam Moscona. Ansina. Editorial Vaso Roto. 2015.

Sefarad, España en lengua hebrea, es el término mencionado una sola vez en la Biblia, concretamente en el Libro del profeta Abdías 1:20:

La multitud de los deportados de Israel

ocupará Canaán hasta Sarepta,

y los deportados de Jerusalén que están en Sefarad

ocuparán las ciudades del Negueb.

Probablemente se refería a una región en el Cercano Oriente en tiempos de la primera diáspora, 586 aC.

Algunos exegetas relacionan a Sefarad con el término griego Hespérides[1] y sostienen que sería algún lugar mítico ubicado al poniente del Mediterráneo. Como topónimo Sefarad designó a la península ibérica a partir del siglo VIII, por lo que a los hispano-judíos se les denominó sefaraditas, a manera de distinguirlos de aquellos judíos que vivían en Ashkenaz, la Europa central y oriental.

Sefaradita es el descendiente de los expulsados de España por el Edicto promulgado por Fernando el Católico el 31 de marzo de 1492, una vez conquistada Granada,  último bastión musulmán, tras más de 800 años de guerra de Reconquista. Pretendiendo la unificación territorial y política de su reino, la expulsión de aquellos que no aceptaron la conversión al catolicismo permitiría, se confiaba, la unidad religiosa y cultural de la península. Los judíos vivieron en la península ibérica por más de 1,500 años.

El ladino[2], la  lengua de los sefaraditas, denominó originalmente la traducción al antiguo castellano de los textos litúrgicos hebreos o arameos. De llamar así a esas traducciones, se pasó a llamar así también la lengua hablada[3].

Esta lengua deriva del idioma de Castilla en tiempos anteriores a Cervantes y al Siglo de Oro, cuya fonética, morfología y sintaxis se preservaron inclusive tras esa nueva diáspora.

Casi podemos decir que el ladino es la base arqueológica del castellano. Antonio Alatorre en su historia de la lengua española afirma “el judeoespañol (o sefardí o ladino) conserva mejor que ninguna otra modalidad actual del castellano los rasgos que nuestra lengua tenía en tiempos de Antonio de Nebrija [autor de la primera gramática castellana en el siglo XVI] … su fonética y su vocabulario han resistido en lo básico, de manera que suele servir de ejemplo vivo de cómo se hablaba el español hace quinientos años”[4]. Esta lengua acompañó a los sefaraditas tanto en sus cantos, en endechas, en refranes, en relatos y, sobre todo, en el habla cotidiana.

En la antología de literatura sefaradita compilada por Angelina Muñiz-Huberman la llama “la lengua florida”[5] en la que un 80% del vocabulario procede del castellano del siglo XV y el resto del hebreo y de los idiomas de los países que los acogieron, por lo que incluye términos en turco, árabe, griego o el francés que se enseñaba en las escuelas de la Aliance Israélite Universelle. Durante más de cuatro siglos el ladino fue su patria.

En este idioma el Romancero Sefaradí conservó los cantares de gesta españoles, incluyendo los del Mío Cid, de  Bernardo de Carpio, sobre Don Rodrigo,  así como cantos de amor y muerte. Al mismo tiempo se escribieron poemas inspirados en temas bíblicos, como los del nacimiento del patriarca Abraham, la historia del rey  David, la tragedia de Tamar y Amnón y también una novelesca a partir de la tradición del Mediterráneo Oriental.

Durante más de 400 años se escribió en caracteres hebreos y apenas en el siglo XX y por la influencia del periodismo aumentaron los textos en el alfabeto latino. El ladino se ha hablado en el norte de África, en Egipto, en Turquía, en Holanda, en Inglaterra, en Italia, en Bulgaria, en la península balcánica, en Grecia, en Rumania, en Francia, en Holanda, en Israel y en el continente americano.

Con el avance de la escolarización obligatoria en todo Occidente, el ladino pareció entrar en decadencia y desintegración. El exterminio de las comunidades sefaradíes a manos del hitlerismo casi pareció condenar a la lengua a su desaparición. Los sefaraditas que lograron sobrevivir el Holocausto y que emigraron a Hispanoamérica rápidamente asimilaron el español moderno y los que se dirigieron a otros lugares adoptaron las lenguas nacionales incluyendo el hebreo en el Estado de Israel que es donde se concentró el mayor número de hablantes del djudezmo.

El interés de los lingüistas por el ladino y su rescate es relativamente reciente, sobre todo por los estudios llevados a cabo por el Instituto de Investigaciones Superiores Arias Montano en Madrid y el Instituto Ben Tzvi de la Universidad Hebrea de Jerusalem. En 1997  se estableció en Israel, con el expresidente Itzjak Navón como su primer presidente, la Autoridad Nasionala del Ladino, cuyo objetivo es la preservación y salvaguarda del judeo-español, publicando la revista  virtual “Aki Yerushalayimpajina dedikada a los ke se interesan a la kultura djudeoespanyola i dezean anchear sus konosensias en este kampo o ser aktivos eyos mizmos en los esforsos para su konservasion i difuzion[6].  Gracias a los medios electrónicos, hoy encontramos muchas publicaciones en línea en esta lengua y con este mismo fin.

Ansina, el libro de poemas que Myriam Moscona y la editorial Vaso Roto presentaron en el Museo de Historia Mexicana de la ciudad de Monterrey se gestó durante diez años, tiempo durante el cual la autora escribió “Por mi boca” y “Tela de Sevoya” novela por la cual recibió en 2012 el importante premio “Xavier Villaurrutia”. En estos textos, pero sobre todo en Ansina, la autora recupera  la lengua de sus abuelos que si bien, no fue su lengua materna, si es el idioma que la vincula con una identidad, con la historia sefaradita y con la patria hispana perdida hace más de 500 años.

Escuchar en su voz su obra poética en ese  Museo regiomontano remitió al pasado regional pues  en el noreste de México, la temática sefaradita es muy cercana, puesto que entre los primeros colonizadores del Nuevo Reino de León hubo un buen número era descendientes de conversos del judaísmo al cristianismo[7], quienes que trajeron consigo una serie de costumbres que diferencian a Nuevo León del resto de México.

Ricardo Elizondo Elizondo llevó a cabo una investigación en los años 1970 sobre la persistencia de costumbres sefaraditas en los pueblos nuevoleoneses, como los matrimonios endogámicos, las ceremonias nupciales bajo un baldaquín como se han llevado a cabo en Los Ramos y Los Herrera, la crianza del cabrito y su consumo y no del cerdo como sucede en el resto de México bajo la conseja de que su carne es muy mala para la salud, el no guisar carne con leche, el no consumir reptiles que se consideran una barbaridad poco digna, el ofrecer pan fino elaborado sin levadura en las fiestas principales, los matrimonios por levirato (la viuda que contraía matrimonio con el hermano de su difunto marido fue común en la entidad hasta las primeras décadas del siglo XX),  el sembrar higueras, limoneros y granados en los patios como símbolos de sabiduría, resignación y unidad familiar. Comparó el folklor neoleonés con el de comunidades sefaraditas en Mármara, Salónica, Marruecos, Tanger, Tetuán, Alcazarquivir, Orán y Rodas y encontró muchas semejanzas. Su indagación se presentó primeramente como trabajo para ingresar a la Sociedad de Geografía, Estadística e Historia de Nuevo León y posteriormente fue publicado como cuaderno del Archivo General del Estado de Nuevo León. En este texto, “Los sefaraditas en Nuevo León, Reminiscencias en el Folklore”[8] recopiló también maneras de hablar de pueblos norestenses que conservan arcaísmos que se vinculan con términos utilizados en el djudeo-español:

Acordar (dormir)

Ajay (hijo)

Almoslar (almorzar)

Allegará (llegará)

Tristuras (tristeza)

Preto (negro)

Jerica (molestia)

Enreinada (rellena)

Bolsío (bolsillo)

Emborujó (envolvió)

Apresta (sirve)

Naide (nadie)

Querencia (cariño)

Trayen (traen)

Válgami (válgame)

Melecina (medicina)

Donseas (doncellas)

Cayí (caí)

Vido (vidrio)

Ansina (así)

Además de temática con la dulzura de esa lengua antigua, acceder a  la poética de Myriam Moscona en ladino permite a imaginar a los primeros pobladores del Nuevo Reino de León en su habla cotidiana

 

[1] De spéros, occidente en griego

[2] Término derivado de latino

[3] A la que también se conoce como  djudezmo o djudeo-español, espanyol o espayoliko o bien haketía en Marruecos, tetuaní en Argelia y espayolit en hebreo.

[4] Los 1,001 años de la lengua española. México: Fondo de Cultura Económica. 1995. Pág. 211.

[5] La lengua florida. Antología sefardí. México: UNAM y Fondo de Cultura Económica. 1989.

[6] La pajina djudeo-espanyola de Aki Yerushalayim, Revista Culturala Djudeo-Espanyola.Ultimo numero> 97-98 Anyo 36-Disiembre 2015.  < http://www.aki-yerushalayim.co.il >

 

 

[7] Eugenio del Hoyo. Historia de Nuevo León 1577-1723. Monterrey: Fondo Editorial Nuevo León. 2005. Pág. 114.

 

[8] Monterrey, N.L.Archivo General del Estado de Nuevo León. 1987 (Col. Cuadernos del Archivo No. 11).