Hoy es historia: Ana Frank, una voz contra la intolerancia

Ana Portnoy

El Norte, Monterrey, N.L., 15 de marzo 2015. Sección Vida, pâg. 15

 “A pesar de todo, continúo creyendo en la bondad íntima del hombre”

Ana Frank

 Este mes se conmemoran 70 años de la muerte de Ana Frank en el campo de concentración de Bergen-Belsen, pocas semanas antes de su liberación por el ejército británico.

Autora de uno de los testimonios más conocidos de la persecución antijudía nazi que condujo al Holocausto, su diario es uno de los libros más leídos mundialmente siendo texto escolar en muchos países.

Huyendo de la Alemania nazi, la familia Frank llegó a Amsterdam en 1933. Con la ocupación alemana de Holanda siete años después, Otto Frank ocultó a su familia y a cuatro personas más en un ático en el edificio de oficinas de la empresa Travies N. V. de la que era accionista.

En ese reducido espacio convivieron durante dos años los Frank, la familia Van Daan y el Dr. Dussel, tomando precauciones extremas para no delatar su presencia –ventanas tapiadas, comportamientos silenciosos durante el día, restricciones en el uso del baño- .

Gracias al apoyo de cuatro empleados de confianza que les abastecieron de alimentos, medicamento y libros pudieron sobrellevar el encierro hasta que fueron denunciados a las autoridades nazis. El 4 de agosto de 1944, la Feld Polizei irrumpió en el ático y arrestó a todos sus habitantes enviándolos a campos de concentración. Sólo Otto Frank sobrevivió la guerra y recuperó el texto de su hija que había sido resguardado por su secretaria, Miep Gies.

Escrito a manera de cartas a una imaginaria amiga llamada Kitty, Ana cuenta las experiencias de su vida en un microcosmos en el que transcurre una cotidianeidad arrancada de la vida normal. A través de sus páginas la autora se desenvuelve intelectualmente, observa y juzga tanto el desarrollo de la guerra -cuyas noticias se conocen por las trasmisiones radiales de la BBC- así como las personalidades de sus compañeros de escondite y las relaciones entre ellos, obligados a una intensa convivencia durante 730 días. Las trivialidades de la vida diaria se convirtieron en acontecimientos especiales dignos de ser anotado con candor. En sus páginas están presentes las esperanzas de una niña de 14 años por una pronta liberación y el volver a tener una vida normal.

Además de su valor literario e histórico, la importancia del Diario de Ana Frank radica en la confianza que las condiciones más atroces pueden sobrellevarse a través del compañerismo, la solidaridad y la esperanza. Sus palabras dan voz no sólo al millón y medio de niños judíos asesinados por el hitlerismo sino a todos aquellos que han sido víctimas de la intolerancia y la persecución.

Hoy es historia: Migración, un fenómeno global

Ana Portnoy

El Norte, Monterrey N.L., 27 de febrero 2015. Sección Vida,  pág.  12

Una álgida cuestión en la agenda mexicano-norteamericana es la migración ilegal. El fenómeno de los “mojados” inició en 1955 al revocarse los tratados que regularon el trabajo temporal de mexicanos. Estados Unidos ha intentado detenerlos, infructuosamente, con muros limítrofes, iniciativas de ley que los considera delincuentes y patrullas antiinmigrantes que armadas vigilan la frontera. Por ello las medidas para legalizar a 5 millones de indocumentados anunciadas por Barak Obama en noviembre, y obstruida por un juez federal de Texas este mes, pueden llegar a ser el principal ajuste a la política migratoria norteamericana en décadas.

Buscar mejores condiciones de vida es una constante en la historia de la humanidad: el hombre primitivo migraba tras los animales que cazaba, la necesidad de tierras cultivables llevó a oleadas de Asia a Europa en la Antigüedad y las riquezas americanas atrajeron a miles en los siglos XVI y XVII.

En el siglo XIX el desempleo y las convulsiones políticas llevaron a una masiva emigración europea a los países de Hemisferio occidental y a las colonias de ultramar. Tierra de promisión económica y de libertad individual, Estados Unidos atrajo a 35 millones entre 1842 y 1917.

Tras las guerras mundiales y el nacionalismo radical en el siglo XX millares de personas se vieron forzadas a buscar nuevos horizontes como sigue sucediendo hoy día en escenarios bélicos como la guerra civil siria o el avance del Estado Islámico-.

Sin embargo, el siglo XXI presencia un fenómeno a la inversa: los países desarrollados atraen a miles de migrantes que sin importar riesgos e ilegalidad y sujetos a maltrato, discriminación y explotación buscan mejores condiciones de vida. Miles de africanos saltan las mallas ciclónicas en Ceuta y Melilla y cruzan el Mediterráneo para pasar ilegalmente a Europa, Israel y Arabia Saudita; chinos llegan sin papeles a Rusia; vietnamitas a China; indonesios a Malasia; malayos a Singapur; filipinos a Taiwán; y de Bangla-Desh cientos llegan a India.

A su vez los países receptores enfrentan presión sobre sus modelos políticos, económicos y sociales al tiempo que los partidos xenófobos se radicalizan. Los atentados fundamentalistas islámicos contra las libertades ciudadanas de las democracias europeas –Francia y Dinamarca recientemente- agravan la confrontación sobre la inmigración.

Así, la migración ilegal no es un asunto reciente y limitado a las relaciones de México con Estados Unidos, es un fenómeno global generalizado y permanente que exige políticas y estrategias nacionales y supranacionales con nuevos enfoques de colaboración internacional que no se pueden ignorar.

Los códices de México

La exposición Códices de México, Memorias y Saberes celebra los 50 años del Museo Nacional de Antropología y los 75 años del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Por primera vez, en su historia, los códices resguardados en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia se muestran al público para compartir su belleza artística, la profundidad de su contenido y su relevancia universal.

Hoy es historia: Auschwitz

Ana Portnoy

El Norte. Monterrey N.L., 22 de enero 2015. Sección Vida, pág. 7.

“…Esos poetas infernales,

Dante, Blake, Rimbaud

Que hablen más bajo

¡Que se callen!

Hoy

cualquier habitante de la tierra

sabe mucho más del infierno

que esos tres poetas juntos.

Ya sé que Dante toca muy bien el violín

¡Oh, el gran virtuoso!

Pero que no pretenda ahora

con sus tercetos maravillosos

y sus endecasílabos perfectos

asustar a ese niño judío

que está ahí, desgajado de sus padres

Y solo.

¡Solo!

Aguardando su turno

en los hornos crematorios de Auschwitz”

León Felipe[1]

 El 27 de enero, justo hace 70 años, el ejército soviético liberó Auschwitz, topándose con escenas espeluznantes. La industria de la muerte nazi se propuso eliminar a millones de personas: judíos, eslavos, gitanos, Testigos de Jehová, comunistas, disidentes políticos, homosexuales, discapacitados y prisioneros de guerra, trasladados como ganado a los campos de concentración con el argumento que se dirigían a campos de trabajo. En Auschwitz el letrero Arbeit macht frei -el trabajo os hará libres- permanece aún.

Una primera selección se hacía al bajar del tren de carga, separando a hombres de ancianos, mujeres y niños. Quiénes aptos para el trabajo forzado y quiénes enviados directo a la cámara de gas, sus cuerpos cremados en hornos construidos ex-profeso.

Mal alimentados, mal vestidos para las gélidas temperaturas, sin atención médica y maltratados continuamente, los presos desempeñaron trabajos a beneficio del ejército alemán. Cualquier indisciplina se castigó con la muerte.

Entre mayo de 1940 y enero de 1945 en Auschwitz fueron asesinadas 1,100,000 personas. Ahí el Dr. Mengele hizo experimentos de antropología y herencia genética siendo los prisioneros sus conejillos de Indias. La mayoría murió y los sobrevivientes resultaron incapacitados o desfigurados por la tortura médica.

Al acercarse el ejército rojo, los nazis pretendieron borrar toda evidencia, quemaron archivos e iniciaron con marchas forzadas la retirada del campo con los reos. Miles de personas más murieron en el camino.

En los países ocupados por Alemania hubo cerca de 42,500 ghettos, campos de detención, trabajo, concentración y/o exterminio donde murieron más de once millones de seres humanos entre los 50 millones de muertos en la guerra. El complejo Auschwitz-Birkenau fue el mayor campo de exterminio.

Patrimonio de la Humanidad desde 1979, Auschwitz es uno de los sitios de mayor simbolismo no solo del Holocausto judío, sino de los extremos a los que puede llevar la violación de los derechos humanos y la intolerancia contra el Otro.

El 1 de noviembre de 2005 la Organización de Nacicones Unidas, a través de la resolución 60/7, designó el 27 de enero como Día Internacional de la Memoria de la Víctimas del Holocausto como “un recuerdo de las lecciones universales del Holocausto, un mal único el cual no puede simplemente ser delegado al pasado y olvidarse”.

[1] Poeta español exilado en México, fue el agregado cultural de la Embajada Española en el Exilio en nuestro país.

 

Mis próximos cursos, primavera 2015

Una historia real, las dinastías que gobernaron Francia: La Casa Borbón y el fin del Antiguo Régimen.

images

Horario:  Martes de 10:30 a 12 horas.

Lugar: Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanza

Fecha de inicio: 20 de enero 2015.

Informes: 8363-0109

 

Un viaje por México.

Módulo 1: Del Tenochtitlán mexica a la Ciudad de los Palacios novohispana.

images-1

Horario: Miércoles de 11:30 a 13 horas.

Lugar: Fundación Educativa San José: Aula Juan XXIII.

Fecha de inicio: 14 de enero 2015.

Informes: 8401-5500

Nota: Será un curso de 6 clases con la propuesta -opcional- de  participar en un viaje de 4 días a la Ciudad de México.

 

Europa siglo XX: La Guerra Fría, 1946-1991.

Unknown

Horario: Jueves de 16:30 a 18 horas.

Lugar: Fundación Educativa San José: Aula Juan XXIII.

Fecha de inicio: 15 de enero 2015.

Informes: 8401-5500

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy es historia: Fiestas de luz

Ana Portnoy

El Norte, Monterrey, N.L.,  16 de diciembre 2014, Sección Vida. Pág. 15.

El invierno ha sido un período de angustia e incertidumbre para los hombres desde los tiempos más remotos. El frío, la nieve, la oscuridad y la carestía de alimento se concibieron como un anticipo de la muerte por lo que, con la esperanza del pronto retorno de la luz y la regeneración de la naturaleza, empezaron a llevar a cabo conmemoraciones en los que el fuego y la comunión con el prójimo fueron los motivos centrales ante la cercanía del solsticio, la noche más larga. Fueron festividades que elevaban el ánimo, mitigaban la melancolía y congregaban a los miembros del grupo alrededor del calor de una fogata. Desde entonces, nociones de nacimiento y renacimiento, el reinicio del ciclo agrícola, nuevos comienzos, reinauguraciones o ritos de purificación han acompañado las fiestas invernales.

Muchas han sido las culturas que desarrollaron fiestas para el sol, como un ritual para asegurar su pronto retorno. Incluso en las culturas modernas estas fiestas conservan su importancia porque representan alegría y esperanza en el momento más oscuro del año. En muchas de ellas se dan regalos especialmente a los niños, que esperan ilusionados la llegada del invierno.

Muchas culturas festejaron en invierno al Sol para asegurar su pronto retorno. Los incas ritualmente lo ataban para que no abandonara a los hombres; en Persia el solsticio representó su triunfo sobre la oscuridad a través del dios del bien Ahura Mazda sobre el demonio Ahriman;  para los antiguos romanos las velas de las Saturnalias simbolizaron la búsqueda del conocimiento, la verdad y la renovación de la luz, conmemorando el 25 de diciembre el nacimiento del Sol Invicto. En China se cree que el yang –todo lo positivo- es más abundante después del solsticio y durante 2,500 años han celebrado con ofrendas al cielo y a los antepasados. Para el hinduismo el festival de las luces Diwali significa el triunfo de la luz sobre la obscuridad, del conocimiento sobre la ignorancia, del bien sobre el mal y de la esperanza sobre el despecho. Según los pueblos mesoamericanos, en el solsticio de invierno nació Quetzalcóatl quien enseñó la vida civilizada a los ancestros.

Conforme a estas tradiciones invernales el pueblo judío festeja Janucá, la victoria de los Macabeos y la purificación del Templo en Jerusalén, profanado por Antíoco IV Epifanes al pretender la forzada conversión de los israelitas a la religión griega.

En México la epifanía de la Virgen de Guadalupe representa la victoria de la luz sobre las tinieblas y a partir de ese 12 de diciembre de 1531 empieza la construcción de la identidad mexicana. Con la quema de la candelilla en la víspera, en Higueras N.L. se anticipa la revelación de María al indiecito Juan Diego.

Justamente en el solsticio de invierno, la Navidad festeja el  nacimiento de Jesús. Todo los motivos que adornan los hogares cristianos son referencias a la luz: luces de bengala, fuegos pirotécnicos, velas y esferas que en el pino reflejan luminosidad y alegría.

El mensaje de todos los festejos es esperanzador: que la luz ilumine a todos los hombres. ¡Felices fiestas y los mejores deseos!